La desintoxicación metabólica es una necesidad fisiológica que hay que promover de manera consciente un mínimo de 2 veces al año, con la finalidad de optimizar el funcionamiento de los diversos órganos. Se trata de forzar que el hígado principalmente procese sustancias químicas no deseadas para su eliminación.

Generalmente el organismo cuando funciona de manera óptima, metaboliza los xenobióticos (sustancias químicas extrañas) y los endobióticos innecesarios (sustancias químicas producidas de manera endógena) para que puedan ser excretados.

En la práctica también, tanto el exceso de hormonas, como los tóxicos ambientales y los medicamentos recetados se eliminan a través de los mismos sistemas de desintoxicación enzimática. La desintoxicación metabólica es un fenómeno natural que ocurre a diario, siendo esencial para proteger el cuerpo de los factores ambientales y mantener la homeostasis interna.

Se ha observado que hay intervenciones naturales, como las vitaminas B y el sulforafano, que son de gran ayuda para respaldar las vías de desintoxicación al promover la actividad de enzimas esenciales.

Hay que tener en cuenta lo siguiente:

-El cuerpo es generalmente muy efectivo para desintoxicarse.

-Debemos proporcionar al cuerpo vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales, lo que es la maneta primaria y natural de garantizar una desintoxicación adecuada.

-Muchas dietas y tendencias que pretenden “desintoxicar” el cuerpo, cuando no se realizan de una manera científica y personalizada, pueden estar empujando los límites de la plausibilidad científica e incluso pueden ser perjudiciales.

¿Cómo se desintoxica el cuerpo?

El proceso de desintoxicación metabólica se compone de 3 fases (procesos) esenciales:

Fase I — transformación enzimática:

En esta fase se produce la transformación química de los compuestos de los lípidos solubles en más solubles en agua. Generalmente se realiza por las enzimas del citocromo P450 (CYP).

Fase II — conjugación enzimática:

Hay un aumento de la solubilidad en agua y disminución de la reactividad de los productos de fase I. Generalmente se realiza por UDP-glucuronlytransferases (UGTs), glutathione S-transferases (GSTs) y sulfotransferases (SULTs)

Fase III — transporte:

En este proceso, se inicia la excreción de compuestos solubles en agua de la célula. Generalmente se realiza mediante transportadores de casete de unión a ATP.

Habitualmente, los productos de la fase I suelen ser más tóxicos que los compuestos originales. Las reacciones de fase II neutralizan los productos para disminuir su toxicidad. Varios factores, incluidas las influencias de la dieta, fumar y consumir alcohol, la edad avanzada y ciertas enfermedades pueden hacer que las enzimas de la fase II se vuelvan abrumadas, ocasionando así un alto nivel de toxicidad, como la observada en una sobredosis de paracetamol.

Suscripción

Inscríbete a nuestra Newsletter sobre consejos ayurvédicos,nuestras ofertas especiales y promociones de ISMEC
* campos obligatorios

Descargo de responsabilidad

Toda la información aquí presentada es meramente informativa, y no debe remplazar o sustituir al consejo médico o de cualquier otro profesional de la salud. Su objetivo es compartir conocimiento e información.

error: El contenido está protegido